Inauguración de la FIL Lima 2013 con reclamos

Desde que tenía el programa de TV “Vano Oficio”, y a través de este blog, siempre he apoyado la FIL Lima, que en unos minutos se inaugura. Es una feria hecha con capital privado, bastante limitado, pero que ha logrado generar expectativa entre los escritores de América Latina. Este año, además, cuenta con un gran País Invitado, como es Puerto Rico, quien ha traído autores de la talla de Mayra Santos Febres y del actual premio Rómulo Gallegos, Eduardo Lalo. Es un país casi invisible para la literatura en castellano y poder presentarse en esta feria es una excelente oportunidad para ellos como para nosotros.

image

Inauguración

Sin embargo, esta vez la FIL Lima se ha metido en un lío, perfectamente evitable, que ha ocasionado malestar en centenares de escritores peruanos, además de intelectuales o lectores que pretenden asistir a la FIL o participar de sus actividades. Se trata de una conmemoración a los 60 años de “El Dominical” (Suplemento de El Comercio) que incluye un reconocimiento a Martha Meier Miró Quesada, su actual directora y aliada de la Cámara Peruana del Libro (organizadora de la FIL Lima).

Como la noticia de este reconocimiento (que algunos calificaban como ”homenaje”, lo que no son sinónimos) fue comentado por redes sociales, contribuyendo al inevitable teléfono malogrado, y con ánimo de no contribuir más a la desinformación, le pedí a Doris Moromisato -encargada de hacer el programa de la FIL y amiga mía- que me dijera exactamente de qué se trataba este reconocimiento u homenaje a una persona tan polémica. Probablemente gracias a esa amistad, conseguí hace una semana que me respondiera unas líneas (tengo entendido que ahora se ha negado a responder cualquier pregunta al respecto).

Entonces me dijo:

"En la etapa de armado del Salón de Conmemoraciones recibimos propuestas y, finalmente, se decidió por cuatro temas: Manuel Scorza (con la Derrama Magisterial), los 500 años del Descubrimiento del Mar del Sur (con la Embajada de Panamá), póstumo a Toño Cisneros, y celebrar los 60 años de El dominical de El comercio, brindando un Reconocimiento (no homenaje, como mal están mencionando) a la periodista Martha Meier Miró Quesada, que justamente en su actual Directora, porque desde que está dirigiendo el periódico nos ha apoyado como nadie tiene idea… pero, la verdad es una: si no celebráramos los 60 años de El dominical no habría reconocimiento a Martha Meier MQ. Si lees el catálogo verás que dice “por su contribución a la cultura y aliada en el fomento de la lectura a través de El dominical de El comercio”.

Esta no sería la primera vez que brindemos un reconocimiento a un periodista. Ya lo hicimos años atrás a Ernesto Hermoza (en el Jockey Plaza) por su 25 aniversario en “Presencia Cultural”, también a Ricardo Ramón al frente del Centro Cultural de España, a Manuel Borrás como amigo del Perú. Asimismo, en la 18 FIL Lima no solo habrá este Reconocimiento. Otras instituciones brindarán homenajes a Javier Diez Canseco, etc.”

Queda aclarado que no es un homenaje, como el que se le brindará a Marco Martos por ejemplo, sino un reconocimiento dentro de una actividad mayor, como es la celebración de los 60 años de “El Dominical”. En ese sentido, es importante resaltar la frase que puse en negritas: "Si no celebráramos los 60 años de  El Dominical no habría reconocimiento a Martha Meier MQ".

Sin embargo, lo que no queda claro -es un decir- es por qué no se extiende este reconocimiento a los anteriores directores de El Dominical, quienes contribuyeron a que este suplemento subsista defendiéndolo muchas veces en contra de la dirección general del periódico. Lamentablemente, algunos de esos ex directores hoy son considerados (por motivos políticos y empresariales) “enemigos” de la actual dirección, y por ello han decidido desaparecerlos de un plumazo, de manera mezquina e inaceptable, por lo que este reconocimiento a Martha Meier MQ resulta un despropósito. No resulta descabellado, por tanto, que muchos vean el aniversario de El Dominical como una excusa para celebrar a una persona que ha decidido reescribir la historia de ese suplemento según sus intereses. Valoro mucho el esfuerzo de la Cámara Peruana del Libro y por eso lamento que esta entidad en general, y Doris Moromisato particularmete, no hayan tenido los suficientes reflejos para evitar esta crisis sino que, al contrario, la hagan crecer más al pretender negarla o subestimarla.

Añado, finalmente, que la Cámara Peruana del Libro está en el derecho de reconocer a quien quiera dentro de la feria que organiza. Ese mismo derecho asiste a quienes rechazan ese reconocimiento, firmando cartas públicas, escribiendo post en redes sociales o incluso negándose a asistir a la FIL para no avalar este reconocimiento.

Dado que estoy en contra de este reconocimiento, pero no he firmado la carta gremial a la que se me invitó y que circual en medios, luego dedicaré un post al affaire Martha Meier Miró Quesada dejando en claro mi postura personal, que he adelantado aquí aunque de manera incompleta.